Jump to Navigation


Qué hacer ante riesgo grave e inminente para la salud del trabajador

viernes, 24 abril, 2020

El derecho a recibir protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo y a la información y formación específica, es un derecho básico e irrenunciable, incluso en situación de pandemia sanitaria.


Este derecho está reconocido, tanto al personal estatutario al servicio del SERGAS (art. 17.1.d) Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, art. 14, 17 a 19 de la LPRL), como al personal al servicio de centros sanitarios de carácter privado (art. 4.2d) y 19 del ET y art. 14, 17 a 19 de la LPRL), e implica un “derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo” y un correlativo deber de las Administraciones públicas o del empresario de protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales; ello implica la necesidad de proveer a los trabajadores de “equipos de protección individual” que sean adecuados y garanticen su seguridad y salud, así como dar la información e impartir  formación adecuada y necesaria.


En ocasiones, pueden presentarse situaciones difíciles en las que exista un riesgo grave e inminente para la vida o salud del trabajador. No es intención de este Colegio incentivar la desobediencia, pero sí garantizar que la prestación del servicio se desenvuelve dentro de un marco de seguridad y salud para los colegiados. Por ello,  la actuación recomendada a seguir será la siguiente:


1º.- En primer lugar, solicitar a los responsables que se proporcione  los EPIs o medios adecuados de protección antes de iniciar la actividad.


2º.- En caso de negativa, aconsejamos presentar nueva solicitud formalmente por escrito, por cualquier medio que deje constancia de haberlo interesado.


3º.- Si la respuesta del empleador o del encargado es negativa y no disponiendo de los EPIS que garanticen la protección, el trabajador podría no realizar el trabajo encomendado. El art. 21.2º LPRL dice que el trabajador  “tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud”, sin que por ello pueda el trabajador posteriormente sufrir perjuicio alguno (nº 4 del art. 21 de la LPRL). Existe un riesgo para la salud (contagio de COVID-19, por ejemplo) cuando por parte del SERGAS o del centro correspondiente no se pone a disposición de los trabajadores los EPIs adecuados que garanticen la debida protección en la atención a pacientes infectados o con sospecha de infección o incluso cuando habiéndose puesto a su disposición, estos fallen o sean defectuosos.


4º.- En todo caso, siempre es posible también presentar una denuncia individual ante la Inspección de Trabajo y Seguridad Social utilizando el modelo que el Colegio tiene a vuestra disposición en la página web.



by Dr. Radut.