Jump to Navigation


Condenado a un año de cárcel un hombre por agredir a un enfermero en el Punto de Atención Continuada de Arteixo

El presidente del Colegio de A Coruña, Sergio Quintairos, se congratula de que la sentencia considere la agresión a un enfermero atentado contra funcionario público
viernes, 21 diciembre, 2012

El Juzgado de lo Penal nº6 de A Coruña ha condenado a un hombre a un año de cárcel por agredir a un enfermero en el Punto de Atención Continuada de Arteixo en febrero de 2011. El juez estima que los hechos constituyen un delito de atentado contra funcionario público y así lo recoge el fallo en sus fundamentos de derecho: “A la vista de los hechos, datos y circunstancias, con ponderación de la conducta y las distintas secuencias que integran la conducta del acusado (insultar, desobedecer, amenazar y agredir físicamente a quienes en ese momento ejercían sus funciones profesionales sanitarias en el ámbito público) conllevan a entender cometido un delito de atentado”. El juez recuerda que, con esta figura delictiva, “se protege a los funcionarios investidos de tal condición frente a comportamientos que poniendo en peligro su integridad o su libertad suponen e implican un menoscabo del respeto que deben merecer por el ejercicio de sus funciones y una perturbación de las condiciones en que normalmente se desarrollan”.


El presidente del Colegio de Enfermería de A Coruña y del Consello Galego de Enfermería, Sergio Quintairos, se congratula de que en la sentencia se considere que las agresiones a enfermeros en el ejercicio de sus funciones suponen un delito de atentado contra funcionario público y espera que esta tipificación de los hechos sirva “para acabar con las agresiones en el sector sanitario”.

 

La sentencia cree probado que el hombre cometió, además de un delito de atentado contra funcionario público, otro de lesiones al agredir físicamente al profesional sanitario cuando éste se disponía a atender a su madre de urgencia a su llegada al centro de salud arteixán. El fallo recoge que el condenado “propinó una bofetada y un puñetazo en la cara” al diplomado en enfermería, que sufrió una contusión en un pómulo y mentón izquierdo con hematoma. 

 

En la noche del 4 de febrero, relata la sentencia, el hombre llamó a una ambulancia para que trasladaran a su madre a un centro sanitario. Cuando los técnicos del 061 llegaron al domicilio, situado en A Hermida (Arteixo), el condenado, según recoge el fallo judicial, comenzó a increparlos y a insultarlos a la que vez que, a uno de ellos, le dio un golpe en la mano y un empujón. Aunque no sufrió lesiones por tales agresiones, el técnico sufrió un ataque de ansiedad. El hombre también se subió al vehículo pese a la orden de no hacerlo y amenazó al conductor, explica el juez, con “romperle el brazo” si no apuraba en la conducción. Una vez en el Punto de Atención Continuada, el hombre golpeó al enfermero porque, según explicó en la vista oral el agredido, no le pareció bien que se examinara a la mujer en la propia ambulancia, para valorar si debía ser trasladada a otro centro sanitario. 

 

La sentencia reconoce que el hombre se mostró “muy alterado y nervioso” desde que la ambulancia llegó a la casa hasta que llegaron al centro de salud y atendieron a su familiar, por lo que el juez le aplica la atenuante de arrebato u obcecación. Descarta, eso sí, una situación de trastorno mental transitorio por la declaración de los testigos, que corroboraron el ataque en la vista oral. El hombre negó en todo momento haber cometido hecho alguno constitutivo de delito.

 

La asesoría jurídica del Colegio, que representó en el procedimiento al enfermero, destaca tras conocer la sentencia que “la condena no es por un delito de faltas sino de atentado contra funcionario público en el ejercicio de sus funciones, cuya pena es más elevada” y que, además de la pena de prisión y la indemnización, el condenado también deberá abonar las costas del procedimiento. Los abogados de la entidad añaden que la sentencia puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

 


by Dr. Radut.