Jump to Navigation


Enfermeros y médicos piden en el Congreso "dar una oportunidad" a la gestión pública de la Sanidad

El presidente del Consejo General de Enfermería compareció en el Parlamento para pedir un pacto por el sistema de salud
viernes, 8 febrero, 2013

Los presidentes de los Consejos Generales de Colegios Médicos, Enfermeros y Farmacéuticos han comparecido en el Congreso para pedir a los grupos parlamentarios un pacto por la sanidad y que se dé una "oportunidad" a la gestión pública en el Sistema Nacional de Salud (SNS). En el marco de la Subcomisión para el análisis de los problemas estructurales del sistema sanitario y de las principales reformas que deberán acometerse para garantizar su sostenibilidad constituida en la Cámara Baja, a la que no han acudido representantes de PSOE e IU, el presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, ha destacado la "falta de gobernanza" que hay actualmente en la sanidad pública, lo que hace que "cada uno vaya por su cuenta y haga lo que considere oportuno".

 
Un consejo de administración de la sanidad
 
En su exposición a los diputados, González Jurado ha puesto de manifiesto las deficiencias importantes que tiene en la actualidad la gobernanza del sistema sanitario debido a que no existe una gerencia real de hospitales y centros de salud. Así, comentó que a día de hoy la gestión sanitaria recae directamente en las Consejerías y se lleva a cabo con criterios puramente economicistas, totalmente ajenos a los criterios, recomendaciones y propuestas de los profesionales a pesar de que son ellos los que conocen a fondo el SNS y están sacando adelante la sanidad. 
 
El presidente del Consejo General de Enfermería ha adelantado algunas de las 100 medidas para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud incluidas en un documento elaborado con la participación de más de 3.000 médicos y enfermeras de toda España. Dicho documento ha sido elaborado en los últimos meses por los Consejos Generales de Enfermeros y Médicos y va a ser presentado a los medios de comunicación en los próximos días.
 
Entre dichas las medidas incluidas en este documento y adelantadas en la comparecencia, destaca especialmente la posibilidad de que los partidos políticos impulsen en el Congreso una Ley Orgánica del Sistema Nacional de Salud que permita la creación de un órgano que, con un modo de funcionamiento similar a la Agencia de Calidad Alimentaria ya existente, adopte acuerdos ejecutivos respecto al SNS por mayorías. 
 
Se trataría de un órgano que no sustituiría al Consejo Interterritorial que es una conferencia intersectorial que no tiene poder ejecutivo. Para el presidente del Consejo enfermero, la diferencia entre ambas entidades radicaría en que esta agencia sí que puede tomar acuerdos que vinculen a todos. "Y las comunidades no perderían capacidad de gestión", ha asegurado. 
 
Este órgano ejecutivo, que a su juicio debería estar formado por el Estado, las comunidades, los profesionales y los ciudadano, impediría que "cada uno siga gastando lo que considere oportuno". Para González Jurado, "sin un poder vinculante jurídicamente hablando ahora sólo hay buenas voluntades, pero con buenas voluntades no se resuelve el SNS", ha insistido.
 
Rechazo "brutal" a la privatización
 
Asimismo, Máximo González Jurado ha presentado a los diputados dos estudios que próximamente harán públicos sobre lo que piensan los ciudadanos sobre la gestión privada de los centros públicos y otro realizado a profesionales sanitarios, que reflejan como "la privatización es rechazada de forma brutal, de forma absolutamente mayoritaria por todos". 
 
"Lo que sugieren los ciudadanos es que esto nunca se debe de hacer de un día para otro como se está pretendiendo realizar, en todo caso cualquier fórmula nueva de gestión deberá hacerse con el consenso de profesionales y pacientes y a través de un primer pilotaje donde se pueda comprobar con evidencia científica primero si realmente el paciente mantiene su calidad asistencial, seguridad y control público absoluto". En este sentido adelanto que de este estudio se desprende que "hay un rechazo absoluto en todo el Estado, y mucho más alto en Madrid".
 

 



by Dr. Radut.