Lola Iglesias se jubila, tras 43 años como matrona, y pasa el testigo a su hija Ana en la Escuela de Mamás de Santiago

Fuente: La Voz de Galicia

Lola Iglesias Vilas perdió la cuenta de cuántos niños ayudó a traer al mundo en las comarcas de Santiago, Ordes y Barbanza. «Hoxe arrepíntome de non habelos anotado», dice. Nacida en Boqueixón, empezó como matrona a sus 22 años en su ayuntamiento natal, donde trabajó durante casi un cuarto de siglo en una profesión que siempre le apasionó, hasta el punto de compaginar la asistencia a parturientas en distintos lugares: estuvo cubriendo guardias en el Hospital do Barbanza, 32 años en La Rosaleda de Santiago (hasta el 2023) y los últimos 19 en el centro de salud de Oroso, donde se acaba de jubilar.

Han sido muchos los mensajes de agradecimiento y buenos deseos que ha recibido estos días, aunque seguirá vinculada a un proyecto que creó allá por el 2013, la Escuela de Mamás, donde continuará dando clases de educación maternal como apoyo, sin un horario fijo y de forma desinteresada. Cuenta Lola que la escuela fue una idea que surgió formando equipo «coa mellor»Salomé Llovo, aunque un fatídico accidente de tráfico impidió que ella llegara a ver cómo se materializaba. La preparación al parto y ese trato cercano con las madres hizo que quisiesen acompañarlas y ayudarlas en todo el proceso del embarazo, escuchando las necesidades que tienen durante el mismo, e incluso después. Las dos hijas de Lola, Ana e Iria Argiz la acompañaron en esta aventura emprendedora, que fue creciendo a medida que lo hacía la demanda en O Milladoiro (Ames), hasta que en el 2020 se trasladaron a Santiago para ampliar sus servicios, en la calle Santiago de Guayaquil. Ahora Iria vive fuera y se ha desvinculado del proyecto, pero la mayor de las hermanas sigue al frente de un legado que mamó desde niña.

Aunque estudió diseño y ADE, admite Ana que «vivín de cerca o mundo sanitario dende moi pequena; mamá facíanos partícipes de todos os seus partos e con 12 anos xa sabía máis deste tema, por todo o que nos contaba, que moitos que empezan na especialidade». «As dúas fixeron moitas guardias conmigo de pequenas», constata la vecina de Boqueixón. Iria, por su parte, se formó en hipopresivos y pilates de embarazo, aunque la vida la acabó llevando por otros derroteros. Su madre fue matrona de hasta tres generaciones, asistió el parto de su propia nieta, que hoy tiene dos años y medio, y atendió otros dos a domicilio, relata, uno en Touro y otro en Boqueixón. En este último estaba presente Iria, quien acabó siendo madrina del niño, nacido en el 2001. «Por sorte, tiven poucos momentos duros e moitos bos», hace balance Lola, quien deja en manos de su primogénita un centro integral que ya trasciende a la maternidad, embarazo, parto y posparto.

«Isto foi crecendo pouco a pouco e medrou cara fóra. Xa non só axudamos a mamás que teñen un parto recente, tamén a outras mulleres que atravesan a menopausa e teñen problemas por non ter traballado o só pélvico ou feito unha recuperación posparto axeitada, incluso veñen moitos homes cos seus bebés ou para unha recuperación dun cancro de próstata... Atendemos a unha poboación moito máis ampla porque hai moitas etapas na vida onde é importante coidarse como se fai no embarazo e temos recursos que se poden trasladar a moitas outras situacións», matiza Ana. Entre los servicios de su escuela de salud femenina, ofrecen desde preparación física a fisioterapia o gimnasia hipopresiva. Todo, enmarcado desde una filosofía de comunicación interdisciplinar, en continuo contacto con ginecólogos, pediatras, osteópatas y cualquier otra disciplina que pueda aportar luz al proyecto. 

Sigue leyendo aquí la información de La Voz de Galicia


Imprimir  

Calle Álvaro Cunqueiro, Nº 7 - 1º

15008 - A Coruña

981 168 033

Horario de oficina:

8:00 a 14:30 horas de lunes a viernes

 

 

Calle Romero Donallo, Nº 27 - Entlo.

15706 - Santiago de Compostela

981 598 870

Horario de oficina:

8:00 a 14:30 horas de lunes a viernes