José María Rumbo: "La normativa de los grupos de investigación busca una mayor eficiencia"

En 2022 el Colegio Oficial de Enfermería de A Coruña ha aprobado la normativa que regula la creación de grupos de investigación adscritos al COE. Un proceso voluntario que se podrá desenvolver el próximo mes de diciembre por primera vez, a través de convocatoria mediante un procedimiento específico. 

Una normativa con la que se buscar dar un nuevo impulso a la investigación autónoma de los profesionales colegiados. Para saber más sobre grupos de investigación y las directrices sobre las que trabajar el COE Coruña se ha puesto en contacto con José María Rumbo Prieto.

Con más de 25 años de trayectoria investigadora el enfermero y doctor por la Universidade da Coruña es tutor colaborador en materia de investigación y trabajos de fin de especialidad. Cuenta con una amplia trayectoria profesional y recientemente ha sido nombrado académico de número de la Academia de Enfermería de Galicia.

  • ¿Cómo surgió la idea de elaborar la normativa que regula la creación de los grupos de investigación?

 La idea surgió durante una reunión de la Comisión de Investigación del COE de A Coruña (COEC). Estábamos buscando un modelo que permitiese identificar y dar reconocimiento a grupos de investigación enfermero/a de la provincia, con el fin de apoyar e impulsar desde el COEC dicha investigación. El modelo tradicional era el desarrollar una cátedra de investigación en asociación con alguna de las universidades de nuestro entorno, pero aparte del alto desembolso económico estaba el hándicap de que solo unos pocos colegiados/as experimentados en investigación podrían acceder. Por ello, surgió como alternativa el proponer la idea de elaborar nuestra propia normativa para consolidar grupos de investigación impulsados desde el COEC (INVESCOEC), con la intención de ser más eficientes y disponer de una regulación interna más independiente y no tan burocrática y rígida como se aplican a las cátedras.

 

"Hacer investigación es una función inherente a ser enfermera"

 

  • ¿Cuál es el objetivo que se busca con estos grupos?

 Los enfermeros/as para dar cumplimiento a las normas ético-legales que regulan nuestra competencia en materia de investigación (principalmente Código Deontológico), debemos estar en disposición de propiciar una respuesta adecuada a los procesos de cambio que experimente la atención de salud, manteniendo buenas prácticas y una excelencia en los cuidados; siendo éste el objetivo de los grupos INVESCOEC, básicamente generar conocimiento para desarrollar una práctica de cuidados basada en la evidencia y mejorar la salud de la comunidad.

 

  • ¿Hasta ahora no existía esta normativa?

 Sin ser categóricos, que nosotros sepamos una normativa de este calado aplicada por un COE, no existe en la actualidad. Lo similar a la normativa aprobada serían los procedimientos normalizados para grupos de trabajo (PNT) que tienen las asociaciones y sociedades científicas, así como, la normativa de creación de grupos de investigación de las universidades, centros e institutos de investigación, además de las mencionadas cátedras de investigación.

 

  • ¿Qué les ha llevado a desarrollarla y crearla? 

INVESCOEC es una normativa basada en el modelo de creación de cátedras de investigación, pero adaptada a las competencias del COEC y pensada en el beneficio de los profesionales a la que va dirigida, siendo un modelo normativo novedoso en nuestro ámbito. La normativa permite adecuar el reparto de la asignación económica destinada a la investigación según las necesidades reales (según la actividad productiva generada en el grupo); siendo, además, un recurso no excluyente con aquellos/as colegiados/as nóveles que tengan vocación investigadora y quieran desarrollar o participar en un grupo de investigación.  Se logra así una equidad de recursos y se potencia el desarrollo investigador en ciencias de la salud por parte de Enfermería.

 

  • Desde su punto de vista profesional ¿cuál sería la composición ideal de los grupos de investigación?

 Se identifican hasta 4 categorías de investigadores/as en INVESCOEC: Senior (colegiados/as con título de Doctor y Máster), Junior (colegiados/as con experiencia posgrado), Colaborador (investigadores/as externos al COEC), y Preinvestigadores (colegiados/a nóveles). La composición mínima de un grupo es de dos investigadores/as senior (uno/a de ellos Doctor/a) y un máximo de 15 investigadores/as repartidos entre las 4 categorías; salvo excepciones.

 

  • Para aquellos que están pensando en ser parte de uno de esos grupos de investigación, ¿cuál es su experiencia personal? 

Mi experiencia personal es de tipo vocacional. Tuve la suerte durante mi etapa de pregrado y posgrado de tener docentes que me orientaron a hacer investigación y a divulgarla; así como, directores/as de enfermería que creían que hacer investigación era bueno y necesario, lo que facilitaron ese proceso. Pero no nos engañemos, ser enfermera investigadora requiere de esfuerzo personal, altas dosis de motivación, trasnochar y mucha paciencia ante los defensores/as del “siempre se ha hecho así” (inmovilismo) o la del “a mí me funciona, a mí me va bien” (amimeismo).  A pesar de todo, la curiosidad investigadora y creer que se puede mejorar la forma de hacer las cosas es el rasgo común que nos mueve a hacer este esfuerzo en pro de unos cuidados de enfermería más excelentes.

 

  • ¿Qué se necesita para formar parte de uno de estos grupos?

 Todos/as los colegiados/as del COE de A Coruña tiene el derecho de crear o formar parte de un grupo de investigación de INVESCOEC (se recoge en el artículo 3.5). Según la experiencia acreditada por el/la profesional se encuadraría en alguna de las categorías de investigador/a recogidas en la normativa.

 

  • Los interesados en crear grupos de investigación, ¿cuál es el proceso que deben seguir? 

El proceso de creación de grupos INVESCOEC es voluntario, y está enmarcado en una estrategia global de potenciación de la investigación de la Organización Colegial de Enfermería de España. Se llevará a cabo en dos semestres a lo largo de cada año natural, siguiendo un procedimiento específico mediante convocatoria “Creación de Grupos de Investigación” que divulgará el COEC a través de sus canales de información y comunicación.

 

  • ¿Qué les diría a los interesados para animarles a crear un grupo de investigación o integrarse en uno que se esté conformando? 

Considero que hacer investigación es una función inherente a ser enfermera. Florence Nightingale a través de sus estudios epidemiológicos nos enseñó la importancia que tiene la investigación para el desarrollo del conocimiento enfermero y legitimarnos como profesión independiente. Hoy en día, en una sociedad hiperconectada, los grupos, los nodos y las redes de investigación nos permiten interaccionar con nuestros pares en cualquier lugar del mundo, colaborar en estudios cuantitativos multicéntricos y estudios cualitativos de forma más ágil y con mayor representatividad. Aquellos colegiados/as que quieran formarse o avanzar en investigación tiene en INVESCOEC una plataforma para poder hacerlo.

 

  • ¿Qué apoyo encontraran en el COE Coruña para la conformación de los grupos y el desarrollo del trabajo?

Atendiendo a la normativa aprobada, es de suponer que el COEC, en colaboración con la Comisión de Investigación, impulsará la creación y reconocimiento de grupos de investigación entre todos/as los colegiados/as; además de complementar con otro tipo de ayudas más específicas según su nivel de producción o carencias de los grupos (cursos de formación continuada, becas para investigar y para publicar, servicio de traducción al inglés…).

 

  • ¿Cómo y en qué beneficia a los profesionales de la enfermería con la creación de esta normativa?

La iniciativa de INVESCOEC ofrece a todos/as los colegiados/as que quieran hacer investigación la oportunidad de crear su propio grupo de investigación y/o desarrollar líneas de estudio específicas a su área de conocimiento dentro del marco teórico de las ciencias de enfermería y transversales a las ciencias de la salud. Los beneficios son múltiples, en un primer nivel se obtiene el reconocimiento como grupo investigador avalado por el COE, el derecho de publicidad institucional y uso de recursos del COE (espacios, equipamientos y recursos humanos); así como, el derecho de acceso preferente a solicitar las ayudas o a beneficiarse de convocatorias específicas que suscriba el COE para el apoyo a la investigación. En un segundo nivel, la ventaja reside en la capacidad del grupo para publicar resultados como grupo consolidado y captar talento humano fuera del COEC; así como, competir con más apoyos y recursos en la captación de fondos y ayudas, destinadas a realizar investigación de acorde a líneas estratégicas para la salud alineadas con la Unión Europea u otros organismos a nivel mundial. 

 

  • ¿Cuál es el siguiente paso que cree que hace falta en la investigación de Enfermería?

Sin duda hay que mejorar la formación metodológica de las enfermeras afianzando el paradigma de la práctica clínica basada en la evidencia. También apostar por la investigación enfermera en modelos de implementación de las evidencias a la práctica clínica diaria y fomentar la investigación en innovación, como palanca de cambio en toda organización que quiere mejorar sus resultados. Por otro lado, el sistema académico actual no reconoce plenamente la investigación enfermera, no existe un código UNESCO que nos identifique como investigadoras. Así mismo, el sistema sanitario, salvo excepciones puntuales, tampoco facilita compatibilizar ser investigador clínico con el quehacer asistencial o de gestión. Para ello hace falta líderes de enfermería que participen en toma de decisiones políticas y estrategias que avancen hace una libertad de cátedra e investigación propia. La introducción en baremos de méritos científicos en OPEs y listados de contratación ha ayudado algo a impulsar la investigación; pero la singularidad y especificidad de las investigaciones enfermeras hace necesario y urgente cambiar dichos baremos biomédicos por otros más acordes a nuestra peculiaridad. Debemos crear grupos de investigación que sean referentes en temáticas enfermeras y que dinamicen el consumo, producción y divulgación de la investigación entre nuestro colectivo. Lo que hemos hecho con INVESCOEC es un paso innovador para atraer a investigadores/as fuera del ámbito tradicional (universidad, hospitales y centros de investigación sanitaria) a otros entornos enfermeros institucionales con la misma competencia e interés para potenciar la investigación y por ende la profesión de enfermería.

 

Consulta toda la normativa aquí.

José María Rumbo Prieto.

Es enfermero y Doctor por la Universidad de A Coruña, con más de 25 años de trayectoria investigadora. Tiene la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria y ejerce desde hace ocho años como Supervisor de Cuidados, Investigación e Innovación en el Área Sanitaria de Ferrol (ASF). Colabora como profesor asociado en la Escuela Universitaria de Enfermería de A Coruña y en la Facultad de Enfermería y Podología de la Universidad de A Coruña lo que le permite participar como tutor/director de numerosos trabajos de fin de grado (TFG) y fin de máster (TFM). También es tutor colaborador en la materia de investigación y de trabajos fin de especialidad (TFE) de residentes de enfermería (EIR) en la ASF. Además, es miembro científico de la Cátedra Hartmann de Integridad y Cuidados de la Piel de la Universidad Católica de Valencia y de la Cátedra de Estudios Avanzados en Heridas de la GNEAUPP-FSJJ. Ha sido durante siete años miembro del Comité científico del Centro Español para los Cuidados de Enfermería Basada en la Evidencia (CECBE) del Instituto Carlos III-Investén y, lleva nueve años como vocal del Comité Territorial de Ética de la Investigación de A Coruña-Ferrol (CTEI) de la Consellería de Sanidad. Recientemente, fue nombrado académico de número de la Academia de Enfermería de Galicia.

 

 

La enfermería familiar y comunitaria a estudio: “Conocer la realidad es imprescindible para poder reclamar unas mejoras que afectan directamente al paciente”

Conocer la situación real de la Enfermería Familiar y Comunitaria (EFyC) en Galicia ha sido el punto de partida para el trabajo realizado por Ana Garrote Recarey; Karin Meier Cácharo, Vanesa Rojo Amigo y Andrea Raposo Varela. Las cuatro graduadas en Enfermería desarrollan su labor en diferentes centros de salud de la provincia de A Coruña y quisieron acercarse más a la realidad y el grado de satisfacción a través de un estudio realizado sobre la especialidad EFyC.

Más de un centenar de especialistas de EFyC con plaza fija o inscritos en las listas de contratación del Sergas participaron en un cuestionario en el que se midieron parámetros de lo más diversos y al mismo tiempo vinculantes entre si para el ejercicio profesional.

Teniendo en cuenta variables sociales y profesionales, desde el ámbito de trabajo hasta los contratos y nivel de satisfacción el estudio mostró claras diferencias entre las opiniones de aquellas personas que trabajan en atención primaria y en hospitalaria. Si bien los informes recogidos concordaron en la necesidad de una mejora en las condiciones laborales y de equilibrar las diferencias existentes entre las distintas áreas sanitarias.

Buscar una mejora a través del conocimiento real de la situación actual fue el inició de este estudio, del que las responsables señalan que “es imprescindible conocer la realidad, poder pedir mejoras en las condiciones. Una correcta distribución de los recursos humanos poniendo a los profesionales en el ámbito en el que se han formado repercute directamente en la mejor atención a los pacientes. Es una cadena que no se debe romper y trabajamos en reforzarla”.

Un estudio realizado gracias a un alto grado de implicación y dedicación ya que para llegar a todas las personas que respondieron fue necesario un contacto vía grupos telefónicos o redes sociales, si bien destacan que “la respuesta y colaboración por parte de los participantes fue excelente”.

Gracias a esta iniciativa y colaboración este grupo de investigación ha presentado un informe que ya ha sido publicado en la revista especializada Metas de Enfermería este mes de marzo.

Tras el análisis de las consultas realizadas y los resultados obtenidos ¿Qué visión tenéis de la realidad laboral actual?

Ha quedado más clara la diferencia entre las diferentes áreas sanitarias a las que nos hemos dirigido. La eventualidad laboral es, mayoritariamente, la principal preocupación. En este aspecto destaca por otro lado la desigualdad entre las áreas, ya que en Ourense no contaba con profesionales de enfermería familiar y comunitaria con contrato eventual frente al 66,7% y el 57% de Ferrol y Lugo respectivamente.

En relación a las preocupaciones detectadas en el sector ¿qué conclusión es la más evidente?

Desde luego que quedo en primer plano que la actual situación hace que se produzca un éxodo de especialistas fuera de Galicia, algo provocado por la precarización y y la falta de priorización. Pesa más la suerte que la formación y cualificación a la hora de desarrollar la labor en hospitales y en centros de atención primaria. Contratos cortos, mucha rotación y la imposibilidad de rechazar contratos en hospitales porque implican penalización lastran la especialidad. Esta demostrado que la bolsa de trabajo existente no tiene rotación ya que no se han creado el suficientes plazas.

Además de la eventualidad, ¿hay algún otro aspecto que mostrara diferencias tan llamativas?

Si, sucede algo similar con los contratos vigentes. Mientras que en Ourense todos cuentan con contrato de especialista, en A Coruña al llegaba al 62,5% de los trabajadores, unas cifras que contrastan con el 16,7% de Pontevedra.

Por otro lado en el área sanitaria de Ourense- Verín cuentan con las mejores condiciones laborales, seguidas por Pontevedra- O Salnés, A Coruña- Cee, Lugo- A Mariña, Monforte de Lemos y Ferrol, siendo estas últimas las que tienen la peor situación, derivada de una lenta implantación de la especialidad.

 

88889

 Karin Meier Cácharo, Andrea Raposo Varela, Ana Garrote Recarey; y Vanesa Rojo Amigo 

 

¿A qué se imputa la existencia de diferencias tan notables entre las distintas áreas sanitarias?

Principalmente a los órganos que gestionan las áreas, pero también influye notablemente otras variables como la territorialidad, los servicios sanitarios, las condiciones sociodemográficas. No podemos olvidar que son muchas las enfermeras que se desplazan de zona en busca de una mejora laboral.

 Ante estos resultados tan dispares, ¿cómo se percibe el sentimiento de las profesionales de la enfermería familiar y comunitaria, y cuáles son sus perspectivas?

La falta de seguridad laboral hace que el 72% de las entrevistadas hayan mostrado su insatisfacción con las condiciones laborales, especialmente las de A Coruña y Lugo. Del mismo modo llama la atención la demanda en torno a la mejora en las enfermeras especialistas en familiar y comunitaria que están trabajando en el hospital pero con contrato general y no el que les corresponde. Pero, del mismo modo han mostrado la esperanza de que esto cambie en los próximos meses.

¿A qué mejoras se hace referencia?

Una de las grandes peticiones es la creación de plazas y la reconversion de algunas jubilaciones de enfermeras de atención primaria para enfermeras especialistas en familiar y comunitaria que debe ir pareja a la formación de especialistas, porque de este modo se logra estabilidad y rentabilizar la inversión realizada. A esto se suman otras como que los contratos sería óptimo que fueran en atención primaria, y por supuesto de larga duración. Todo esto derivaría en una mejor atención al paciente.

Para realizar estas mejorar será necesaria la intervención de la administración ¿Qué les falta para poder avanzar en la atención que se presta y que repercute en el paciente?

Es necesario que los órganos de gestión empleen los recursos disponibles en los puntos más útiles como es el caso de las enfermeras especialista en familiar y comunitaria en la atención primaria. Hay que fidelizar a las enfermeras especialistas con mejores contratos y en su medio natural, que es la atención primaria, porque muchas aún siguen vinculadas al hospital o incluso se marchan a otras comunidades autónomas, con la consiguiente pérdida de recursos, pues formar a cada especialista cuesta en torno a 60.000 euros.

¿Con este informe se conseguirá dichas mejoras?

Dar a conocer los datos reales de este momento, y con las conclusiones del estudio es básico para poder avanzar. De este modo ha sido presentado ante las gerencias de las áreas sanitarias de Galicia y queremos creer que se harán mejoras. Desde entonces hasta ahora se han dado un total de 13 vacantes en las áreas en las que el estudio mostraba una implantación más lenta, se necesita más, mucho más, pero esperamos que este trabajo será una gota que sume en el trabajo de todos por lograr la mejora global de las condiciones de la enfermera familiar y comunitaria.

Calle Álvaro Cunqueiro, Nº 7 - 1º

15008 - A Coruña

981 168 033

Horario de oficina:

9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 de lunes a jueves

Viernes de 8:00 a 14:30 horas

Calle Romero Donallo, Nº 27 - Entlo.

15706 - Santiago de Compostela

981 598 870

Horario de oficina:

9:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 19:00 de lunes a jueves

Viernes de 8:00 a 14:30 horas