Jump to Navigation


El Consejo General de Enfermería presenta el Libro Blanco de la Ostomía en España

Galicia está en los puestos medios entre comunidades autónomas en cuanto a consultas y cribados de cáncer de colon
viernes, 13 julio, 2018

Son muchos los pacientes que, en algún momento de su vida y tras someterse a una cirugía específica, tienen que enfrentarse al hecho de vivir ‘atados’ a una bolsa donde son evacuados sus desechos orgánicos (orina o heces). Son personas de todas las edades, incluyendo pacientes pediátricos, que sufren patologías tan diversas como el cáncer (de colon, vejiga, recto o ano) o perforaciones (iatrogénica, de colón intestinal), diverticulitis, fístulas o enfermedades inflamatorias intestinales, entre muchas otras. Y la situación puede ser temporal o de por vida. En España hay más de 70.000 pacientes ostomizados y cada año se registran 16.000 casos nuevos.

El profesional de Enfermería estomaterapeuta es clave durante todo el proceso: antes, durante y después de la colocación de la bolsa. En este sentido, con motivo de la presentación del Libro Blanco de la Ostomía en España esta semana, el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha destacado cómo “la intervención de la enfermera supone un cambio radical para la salud física y mental de estos pacientes. Gracias a su formación, experiencia y dedicación las personas ostomizadas pueden recuperar su autonomía y llevar una vida normal”. Este documento ha sido elaborado con la participación de decenas de profesionales de Enfermería con la representación de un grupo de zona norte con varios expertos gallegos, como la enfermera coruñesa Silvia Louzao, enfermera estomateraputa en el CHUAC de A Coruña. El estudio, de gran calado, se extendió entre mayo de 2015 y el mismo mes de este año.

Desgraciadamente, “caer o no en manos de un enfermero estomaterapeuta depende en nuestro país de la suerte y de la Comunidad Autónoma en la que resida el paciente”, así lo ha puesto de manifiesto José Luis Cobos Serrano, investigador principal del estudio. “Los datos ponen en evidencia que tanto el número de enfermeras estomaterapeutas como el de consultas especializadas en ostomía es todavía insuficiente, sobre todo en determinadas áreas geográficas”, ha apuntado.

Por primera vez, se ha recogido el número de estas consultas en nuestro país por Comunidades Autónomas que, ajustadas por población, ofrecen el ranking de cuál es la situación en función del lugar donde se resida. Galicia se encuentra en una posición media, con un 0,4 consultas en relación con 100 000 habitantes, estando a la cabeza Cataluña, con un 0,6, y Navarra, a la cola, con 0,3. En la comunidad autónoma gallega hay un total de 13 consultas para cubrir una población total de 2,7 millones. Esta atención cubre a más de 4.000 pacientes, es decir, una media de 300 por cada servicio.

Uno de los principales problemas que pone de manifiesto este trabajo es que en 8 de cada 10 cirugías urgentes y en 2 de cada 10 programadas no se realiza un paso fundamental: el marcaje del estoma. En aquellas Comunidades Autónomas que cuentan con menos consultas especializadas en ostomía, el número de pacientes en los que no se realiza el marcaje es aún mayor y esto es así a pesar de la evidencia científica, que muestra claramente los beneficios de su realización antes de la cirugía. Un mayor número de consultas especializadas y de enfermeras estomaterapeutas, concluyen los autores del Libro Blanco, permitiría incrementar el número de intervenciones, urgentes y programadas, en las que se lleva a cabo esta técnica.

Desafortunadamente, el índice de complicaciones asociado a las ostomías es muy elevado y hay estudios que hablan incluso de un 96 % durante las tres primeras semanas de la cirugía, de ahí que reducir este porcentaje sea actualmente una de las prioridades en este campo. El seguimiento periódico de las personas ostomizadas en la consulta de ostomía por personal de enfermería especializado puede prevenir los problemas cutáneos periestomales, una de las complicaciones más frecuentes, tanto en el postoperatorio inmediato como tardío, y disminuir la morbilidad asociada a complicaciones potencialmente fatales como la deshidratación, la hipocalemia (bajo nivel de potasio en sangre), la hiponatremia (reducción del nivel de sodio en sangre) y la insuficiencia prerrenal (deterioro brusco de la función renal).

Son muchas las causas que pueden derivar en una ostomía, siendo el cáncer la número uno, con casi el 70 % de los casos. Dentro del cáncer, el de colon es el que se asocia con mayor frecuencia a la instauración de una ostomía. Por ello, desde el Grupo Coloplast Ostomy Forum (C.O.F.), integrado por los cinco grupos de trabajo que han participado en la elaboración del Libro Blanco y más de veinte años de experiencia, se insiste en la importancia de desarrollar aún más los programas de cribado poblacional en España y es que, a pesar de que en todas las Comunidades Autónomas se han implantado programas de este tipo, actualmente sólo el 14 % de la población española en edad de riesgo tiene acceso a ellos. Galicia vuelve a quedar en la mitad de la tabla con respecto al mapa de España, implantando el plan en 2013, y con la cobertura poblacional, que en la población diana llegará a más de 700.000 personas mayores de 50 años.

Podéis descargaros, abajo, el documento resumen del Libro Blanco de la Ostomía en España, con los datos y conclusiones más importantes.

 

 



by Dr. Radut.